Unión de Consumidores de Castilla y León - UCE
¡Cada día más necesarios!

visitante nº:

viernes, 23 de Octubre de 2020

A TENER EN CUENTA EN LAS REVISIONES DE GAS----

DERECHOS E INTERESES DE LOS USUARIOS EN LAS REVISIONES DE GAS

El gas envasado, es decir las tradicionales bombonas de butano o propano, están sometidas a revisión periódica a cargo de los usuarios.

El gas canalizado está sometido a inspección a cargo de la compañía suministradora. El gas canalizado, es aquel que va por instalaciones receptoras alimentadas desde redes de distribución. Es decir, existe un único depósito al que se accede desde los distintos puntos de consumo a través de una canalización. Permite así, el suministro constante de gas evitando la necesidad de realizar un pedido previo por parte del cliente ya que su facturación se realiza mediante contador. Éste, puede ser a su vez de propano o de gas natural.

Mantenimiento de instalaciones y aparatos.

Los titulares, o en su defecto, los usuarios de las instalaciones, estarán obligados al mantenimiento y buen uso de las mismas y de los aparatos de gas a ellas acoplados, de forma que se hallen permanentemente en disposición de servicio con el nivel de seguridad adecuado. Asimismo atenderán las recomendaciones que, en orden a la seguridad, les sean comunicadas por el suministrador, el distribuidor, la empresa instaladora y el fabricante de los aparatos, mediante las normas y recomendaciones que figuran en el libro de instrucciones que acompaña al aparato de gas.

Control Periódico de las Instalaciones

Gas Canalizado

Las instalaciones receptoras de gas canalizado se someten a inspección que se realizará cada 5 años por parte de la empresa distribuidora ya sea por personal cualificado propio o ajeno aunque el coste derivado de ésta se repercute al usuario. El distribuidor deberá comunicar al usuario con una antelación mínima de 5 días hábiles, la fecha en la que tendrá lugar la visita con el fin de que se le facilite el acceso a las instalaciones. En caso de que no fuera posible efectuar la inspección por encontrarse ausente el usuario, el distribuidor notificará a aquél la fecha de una segunda visita.

Si la inspección arroja un resultado favorable se cumplimentará y entregará al usuario un certificado de inspección. Si se detectan anomalías secundarias (falta de estanqueidad por ejemplo) se cumplimentará y entregará al usuario un informe de anomalías que deberán ser corregidas por él mismo. Sin embargo, en el caso de que se detecte una anomalía principal (una fuga por ejemplo), si ésta no puede ser corregida en el mismo momento, se deberá interrumpir el suministro de gas y se precintará la parte de la instalación pertinente o el aparato afectado, según proceda.

Gas Envasado

Los titulares o, en su defecto, los usuarios actuales de las instalaciones receptoras no alimentadas desde redes de distribución, son responsables de encargar una revisión periódica de su instalación, utilizando para dicho fin los servicios de una empresa instaladora de gas autorizada.

De cara a evitar fraudes, aconsejamos al usuario que sea el mismo el que programe la revisión y pida a la empresa de gas o a la Administración competente el listado de empresas autorizadas

Esta revisión se realizará cada 5 años y si, una vez realizada, la revisión arroja un resultado favorable, la empresa instaladora expedirá un certificado acreditativo por triplicado cuyo original corresponde al usuario que deberá hacer llegar una copia a la empresa suministradora.

nota recomendaciones copiaSi al efectuar la revisión aparecieran defectos en la instalación, será responsabilidad del usuario su corrección que, en caso de tratarse de defectos principales (fuga de gas, aparato de gas con combustión no higiénica, instalaciones que precisen conductos de evacuación de humos reglamentarios, etc.) deberá ser inmediata, o de lo contrario quedará fuera de servicio la instalación afectada. Si el defecto fuera menor, deberá ser reparado en el plazo indicado en el certificado de revisión que no podrá ser superior a seis meses.

 

 

 

 

 

 

 

 

 


NUEVO SISTEMA DE TARIFAS ELECTRICAS-----------

02. 01-07-15.bmp

Hoy 1 de julio comienza el nuevo sistema de tarifas eléctricas que discrimina por horas.

Los clientes del mercado libre no están afectados, sólo afecta a los clientes acogidos al sistema llamado TUR hasta ayer y que ahora se ha convertido en el PVPC con una potencia contratada no superior a 10 kW y tengan instalado un contador inteligente dotado de medición horaria, podrán conocer el precio al que se le va a facturar la electricidad en función de la hora de consumo.

Por ello, disponer de un mayor conocimiento de los precios horarios permitirá a los consumidores que posean un contador inteligente ajustar su factura, si adecúan su consumo eléctrico a las franjas horarias del día en las que es más barata la electricidad.

La información estará disponible desde las 20:15 horas del día anterior en la web del operador del sistema.

Podrán seguir los precios en la web http://www.esios.ree.es/web-publica/ como en la aplicación “SmartVIu” para smartphones.

Si aún no cuenta con un contador inteligente instalado en su hogar, y mientras las compañías eléctricas los instalan, los precios horarios se aplican de forma general mediante un perfil de consumo que Red Eléctrica actualiza constantemente, según nuestros patrones de comportamiento como consumidores.

 

 


Rebajas: Recomendaciones.....

 

1.-El consumidor debe evitar las compras desproporcionadas, por lo que se analizarán las necesidades, los precios de los productos y la capacidad económica para hacer frente a esos gastos. No hay que dejarse engañar por las gangas, ya que muchas veces estamos ante productos defectuosos o cuyo precio no se encuentra verdaderamente rebajado.

2.-Comprobar que el etiquetado del producto incluye el precio actual y el que ha sido rebajado por el comerciante.
3.-Comprobar que el producto rebajado no está deteriorado ni es de mala calidad. La venta en rebajas no es una venta de saldos, por lo que durante este período no se puede disminuir la calidad de los productos ofertados.
4.-El consumidor tiene derecho a pagar en metálico, o a través de tarjeta si así lo desea. Durante las rebajas los
comerciantes no se pueden negar a aceptar pagos mediante este medio, siempre y cuando permita esta utilización durante el resto del año. Tampoco se puede penalizar al consumidor con un incremento del precio final el producto por usar dicho medio de pago.
5.-Igual que para el resto del año, siempre se recomienda pedir el ticket o la factura de compra, y conservarlos durante el mayor tiempo posible, para poder reclamar llegado el caso de que los productos tengan algún defecto.
6.-En los supuestos en que el comerciante acepte devoluciones, el consumidor puede exigir que conste expresamente en el ticket o factura de compra entregada. La normativa actual no obliga a los comerciantes a aceptar devoluciones de los productos que no sean defectuosos, salvo que reconozca este derecho a través de su publicidad contenida en carteles informativos, factura, ticket, etc. Asegure su devolución.
7.-Como durante el resto del año, el consumidor que adquiere un producto duradero rebajado puede exigir el correspondiente documento de garantía sellado por el comerciante. El consumidor tiene también derecho a que el período de garantía concedido no sea inferior al ofrecido con anterioridad a las rebajas.
8.-Cuando surja un conflicto con el comerciante, pida la correspondiente hoja de reclamaciones. Todos los establecimientos comerciales de Castilla y León tienen, por Ley, la obligación de ponerlas a disposición de todos los consumidores. Si el comerciante no dispusiera de dichas hojas de reclamaciones, o se negara a entregarlas, se puede solicitar la presencia de la Policía Municipal al efecto de que levante el correspondiente atestado.
El incumplimiento de la obligación de poner a disposición del consumidor las hojas de reclamaciones, supone una infracción administrativa que podría conllevar una importante sanción para el comercio.
Una vez formalizada la hoja de Reclamaciones, recomendamos que acudan a la Oficina de Información al Consumidor de su Ayuntamiento, al organismo de consumo competente de la Junta de Castilla y León o a las Asociaciones de Consumidores y Usuarios, para efectuar la correspondiente reclamación. Si no llega a un
acuerdo amistoso con el comercio, se puede solicitar la celebración de un arbitraje de consumo, vía de solución
extrajudicial que resulta gratuita.