Unión de Consumidores de Castilla y León - UCE
¡Cada día más necesarios!

visitante nº:

sábado, 07 de Diciembre de 2019

SENTENCIA ACCIONES BANCO POPULAR

NOTA DE PRENSA UNIÓN DE CONSUMIDORES DE CASTILLA Y LEÓN ACCIONES BANCO POPULAR

Valladolid 24 de enero de 2019. La Audiencia Provincial de Valladolid, Sección 1ª, mediante Sentencia de 18 de Enero de 2019, ha confirmado la Sentencia del Juzgado de 1ª Instancia nº 7 de Valladolid, que declaraba la nulidad del contrato de compra de acciones del Banco Popular efectuada por minoristas. asociados a la Unión de Consumidores de Castilla y León

La Sala considera la existencia de error en el consentimiento de los contratantes , socios a la Unión de Consumidores de Castilla y León, al no haber sido informados correctamente por el Banco Popular del estado económico real de la entidad, y que los actores no fueron conscientes del peligro derivado de dicho estado cuando suscribieron las acciones emitidas con ocasión de la ampliación de capital, precisamente por esa falta de información.

La Sentencia centra de forma principal su argumento para declarar la nulidad de la contratación por la falta de información, en el error sobre la solvencia de la entidad bancaria, al contener el folleto informativo expectativas que no se correspondían con la delicada situación financiera por la que atravesaba el banco, ya en el momento de la ampliación de capital. El Banco pretendió dar una imagen de normalidad que no se correspondía con la delicada situación financiera del mismo, además de utilizar una redacción abigarrada, farragosa y difícilmente comprensible para personas simples adquirentes de acciones. Afirma que el Folleto informativo no es un ejemplo de claridad, de transparencia ni de la real situación financiera que presentaba la entidad.

Afirma que las acciones no son un producto complejo, y que quien invierte en las mismas sabe que se trata de un producto de riesgo y volátil, no siendo por tanto la complejidad del producto el fundamento de la nulidad que se establece, sino la forma en que se produjo la oferta de suscripción, transmitiendo a los pequeños inversores una imagen de solvencia de la entidad que no se correspondía con la realidad, ya que se transmitía una previsibilidad de rentabilidad futura de las acciones, que constituyó el principal reclamo de los inversores consumidores minoristas que no se correspondía con la realidad.