Unión de Consumidores de Castilla y León - UCE
¡Cada día más necesarios!

visitante nº:

jueves, 20 de Setiembre de 2018

SENTENCIAS: ACCIONES BANCO POPULAR

 

Dos Juzgados de Valladolid declaran nulo el contrato de adquisición de Acciones de Banco Popular, al entender que existió engaño a los clientes en el Folleto informativo con el que el Banco publicitó la ampliación de capital.

Valladolid 19 de junio. Ante las demandas de sendos asociados de la Unión de Consumidores de Castilla y León, los Juzgados de Primera Instancia nº 7 y nº 8 de Valladolid dictan las primeras resoluciones sobre el engaño en la venta de Acciones de Banco Popular.

Ambos juzgados llegan a la misma conclusión: que se indujo a error a los clientes por la información irreal sobre la situación económica de la Entidad y sobre la solvencia que se publicitaba en el Folleto Informativo de la Oferta Pública de Adquisición de Acciones, que les llevó a la compra de tales acciones; pues es obvio que de haber conocido la situación real de la Entidad, no habrían adquirido tales acciones. Pues se anunciaba una situación de solvencia con importantes beneficios que no eran reales, datos determinantes en la formación de la voluntad de los clientes para la compra de acciones.

La situación financiera que Banco Popular publicitó en la campaña de ampliación de capital de 2016, presentándose como Entidad “líder” dentro de la banca minorista en España, como solvente y la más rentable indujo a los potenciales clientes a adquirir acciones, amparados en esa confianza que, unos meses más tarde, se demostró que no era real.

En mayo de 2016 Banco Popular lanzó su oferta pública de adquisición de acciones. En agosto de 2016 ya se empezó a comentar en distintos medios de comunicación que Banco Popular atravesaba “problemas” de solvencia y liquidez, y que aquella oferta pública de acciones sólo tenía por objeto “sanear” su balance contable. Estas noticias siguen apareciendo en meses posteriores, hasta que ya en febrero de 2017 Banco Popular reconoce que registra una pérdida contable de 3.485 millones de euros, cubierto con el importe obtenido de la ampliación de capital.

En el mes de abril de 2017 Banco Popular comunica la existencia de “incorrecciones contables”: insuficiencia de provisiones por importe de 123 millones de euros, insuficiencia de dotaciones por importe de 160 millones de euros, posibilidad de dar de baja algunas garantías por importe de 145 millones de euros, entre otros… Y en mayo de 2017 la Entidad bancaria comunica que la situación real de la Entidad no era la que se reflejaba en el Folleto Informativo que el año anterior publicitó la Oferta Pública de adquisición de Acciones, comunicando el riesgo de quiebra inmediata de la Entidad.

Y así, el 7 de junio de 2017 el FROB dicta resolución acordando la liquidación de Banco Popular, reduciendo su capital social a 0 €, y su venta a Banco Santander por 1€. De tal modo que las inversiones de aquellos clientes que optaron a la oferta de adquisición de acciones perdió totalmente su valor.

Ambas resoluciones judiciales condenan a la Entidad a la devolución de la cantidad empleada en la adquisición de las acciones, incrementada con los intereses legales.